Solicita presupuesto online

Trol en redes sociales/Internet: En la jerga de Internet, un trol,​ plural troles, describe a una persona con identidad desconocida que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, como pueden ser un foro de discusión, sala de chat, comentarios de blog, o similar, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores, con fines diversos (incluso por diversión)​ o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí (Wikipedia).

Hoy en día es difícil encontrar a alguien que no se haya encontrado con un trol en redes sociales. Sí, esos seres molestos y “puñeteros” que no dejan de incordiar, de protestar, de crear malestar por pura y simple diversión (y eso si no nos centramos en los que, directamente, van a perjudicar seriamente ya sea a una marca o a una persona). Por eso desde Terceto, en el post de hoy, os queremos dar algunas claves para lidiar con estos personajes y no “morir” en el intento.

Trol en redes sociales
  1. Fija las normas de tu comunidad: Deja claras las normas de tu página desde el principio. Así, si te encuentras con un personaje de estos, tendrás el derecho de bloquear y borrar de forma inmediata. Esto puede servir para disuadir a futuros troles para que sepan que no se les va a permitir interferir en el normal funcionamiento de la página.
  2. Asegúrate que es un trol: Es muy importante, aunque parezca obvio, asegurarse que estamos frente a un trol en redes sociales. ¿Qué quiere decir esto? No hay que confundir a usuarios que se quejan, que tienen algún problema y lo expresan de forma contundente con un trol.
  3. Contacta con él/ella: Intenta contactar de forma privada con esa persona. Intenta advertirle, de forma educada, que si continua con su actitud será bloqueado o se tomarán las medidas que se hayan establecido en las normas de la comunidad.
  4. Responde con precaución: No contestes por impulso, no contestes de forma personal. Usa el sentido común y la asertividad.
  5. Don’t feed the troll: Pero, si todo lo demás no funciona, la mayoría de las veces lo más aconsejable es ignorarles. No entrar en sus provocaciones, no contestar, no “alimentar al trol”. No entres en su juego. Bloquea y a otra cosa 😉 .