Solicita presupuesto online
video-marketing

El vídeo como parte de la estrategia de marketing

¿Te has preguntado alguna vez si el vídeo puede formar parte de tu estrategia de marketing? Sí, así es. El vídeo no sólo puede, sino que debe formar parte de tu estrategia de publicidad.

El momento para invertir en un buen vídeo ha llegado

Cada vez se consumen más vídeos y la tendencia sigue al alza, por lo que el momento para invertir en un buen producto audiovisual que muestre a tus clientes y, muy importante, a tus futuros clientes lo que ofreces ha llegado. El vídeo marketing busca cercanía, que aquellas personas que vean tu anuncio, aunque sólo sean los primeros segundos, quieran comprar tu producto o, al menos, se interesen por tu negocio. Busca mostrar al mundo cómo son tus productos, tus empleados, tu empresa… y, para ello, existen diversos tipos de vídeos que serán utilizados en uno o más canales de venta. Porque no es lo mismo un vídeo tutorial que un spot publicitario, un testimonio de un cliente que un vídeo demostrativo… En resumen, cada uno busca un tipo de target –público objetivo- distinto y, teniendo en cuenta esto, lo primero que tendremos que plantearnos es si lo que nos interesa es vender o, por el contrario, darnos a conocer entre aquellos que aún no saben de nuestra existencia o no se han atrevido a probar lo que ofrecemos. Dependiendo de esa decisión el producto y el enfoque serán totalmente distintos y, como mencionábamos, los canales de venta.

El 78% de los contenidos que se consumen en la red son vídeos

Tal vez no quieras –o no puedas- invertir en un vídeo sin conocer exactamente –aunque sí de forma aproximada- cuál será la conversión, pero lo que no puedes negar es que sería un gran aliado en tu estrategia de venta. Las cifras hablan por sí solas: el 78% de los contenidos que se consumen en la red son vídeos, así que en tu mano está formar parte de ese grupo de personas que han apostado por los contenidos audiovisuales como método de venta o, por el contrario, seguir apostando por los métodos tradicionales.

Nosotros lo tenemos claro…¿y tú?