Solicita presupuesto online
Concursos de diseño

Concursos de diseño. 5 razones para no participar

Los Concursos de diseño se han puesto de moda actualmente. Todos o muchos diseñadores han participado en ellos, pocos, han vuelto a repetir… ¿por qué?

Primero, comencemos explicando brevemente en qué se basa un concurso.
Una empresa, institución o particular lanza una propuesta de trabajo determinada en una página en la que cualquiera puede acceder con sólo registrarse. En esta propuesta explica brevemente el trabajo a realizar y ofrece una remuneración, normalmente bastante baja, ante cientos de personas. Posteriormente, el participante diseña y ofrece su trabajo y la empresa o particular elige la que más le gusta.

Ahora si, ¿por qué recomendamos NO participar?

1. Tu no pones el precio. La empresa o particular elige el dinero que quiere pagar por el trabajo. Además, este beneficio tan solo lo obtendrá el ganador, es decir, el que elija la empresa. Por lo que tu tiempo, esfuerzo y trabajo será nulo si finalmente no consigues ganar el concurso.

2. Se aprovechan de los participantes. Aquellos que convocan el concurso, normalmente, tienen como objetivo comprar barato para posteriormente venderlo caro. No se interesan por el proceso de trabajo, tan solo, se limitan a comparar entre las opciones que les ofrecen y elegir la que más se adecue a su petición. perder competicion

3. Perjudicas al resto de diseñadores. Si la gente no se presentara a los concursos, estas empresas tendrían que buscar a una agencia, estudio o freelance para encargar el diseño, por lo que ya no tendrían la ventaja de exigir o imponer sus condiciones.

4. ¡Cuidado con las bases!. Participar en un concurso de diseño conlleva aceptar unas bases que en muchas ocasiones son abusivas. El ganador, y en algunas ocasiones todos los participantes, tienen que ceder los derechos de explotación y autoría a la empresa que lo ha elegido. Por lo que ésta, puede utilizar o modificar tu trabajo tantas veces como quiera, obteniendo beneficios que sobrepasan estrepitosamente a la remuneración que tu obtuviste por tu diseño.

5. No es bueno para ti. Si continuamente te presentas a concursos de diseño, con el tiempo, te darás cuenta que has perdido más dinero que el que hayas podido ganar y no podrás de este modo encontrar clientes que valoren realmente tu trabajo y por el que obtengas un beneficio que realmente se adapte al esfuerzo que has invertido en el.

perder dinero

Por último no quiero terminar este post sin decir que no todos los concursos son malos, hay algunos sectores en los que es casi imposible conseguir buenos proyectos si no es a través de ellos. Eso sí, si vas a participar en uno, estúdialo bien previamente y asegúrate que no va a ser una perdida de tiempo y dinero.

¡SUERTE!